Caleidoscopio, más que un juguete

El caleidoscopio está considerado como obra de arte. Ha servido de juguete para niños, entretenimiento en los salones victorianos, inspiración para arquitectos, joyeros y diseñadores de todo tipo.

El físico y padre de la óptica experimental moderna, David Brewster no le sacó mucho partido a su invento por allá de 1817 aunque se vendieron miles de unidades, la gran mayoría de empresarios, copiaron el diseño y pusieron a la venta cientos de reproducciones no patentadas.

Hasta su nombre es una genialidad:  Kalós (bella), éidos (forma) y scopéo (observar), es decir “kaleidoscopio” significa instrumento para observar bellas formas.

VER TIPOS DE CALEIDOSCOPIOS

¿Qué es un caleidoscopio?

Un caleidoscopio es algo más que un simple juguete, es una obra de ingeniería con física aplicada. Es un aparato óptico, aunque básicamente es un tubo que puede ser de madera, cartón, metal, cristal etc. 

caleidoscopio imaginarium
Caleidoscopio (imagen extraída de brewstersociety.com)

Cualquier tubo cilíndrico opaco puede convertirse en caleidoscopio. En su interior tiene que tener tres espejos de forma rectangular, que se unen y conforman un prisma triangular (tetraédrico). La parte que refleja está posicionada hacia el interior. En el extremo hay dos láminas traslúcidas y entre estas, dos objetos coloridos de infinidad de formas. El efecto resultante son imágenes que se multiplican simétricamente.

Según la angulación de los espejos las imágenes se multiplican.

  • 45º veremos 8 imágenes iguales.
  • 60º veremos 6.
  • 90º veremos 4.

Cuantos más espejos coloquemos en el interior, más efectos ópticos veremos, multiplicando exponencialmente las imágenes.

Historia del calidoscopio

Desde de la antigüedad se han observado los elementos y las figuras simétricas, para la reflexión de los mismos. Los egipcios utilizaban piedras de caliza pulida para obtener diferentes figuras variando la angulación de las mismas, por lo que  se podría decir que son los precursores del caleidoscopio moderno.

El inventor indiscutible fue el escocés David Brewster, aunque no le sacó partido económicamente, su invento fue todo un fenómeno en la época Victoriana.

Años más tarde, en 1870, el invento llegó al otro lado del charco y en Norteamérica el señor Charles G. Bush se dedicó a fabricar una gran variedad de modelos caleidoscópicos que a día de hoy valen miles de dólares y son objetos de colección.

En 1986 Cozy Baker fundó la Sociedad de Brewster y escribió seis libros sobre los caleidoscopios, se puede decir que es la mayor experta de caleidoscopios del planeta.

Mandala de un caleidoscopio (imagen extraída de brewstersociety.com)

Caleidoscopio para niños

Es sencillo y totalmente analógico. Puedes comprar caleidoscopios infantiles online, hay infinidad de modelos, pero también puedes hacer un caleidoscopio casero. Puedes crear caleidoscopios artesanales e incluso ponerlos a la venta si están bien elaborados. Esta manualidad sirve para sacar a los niños de internet y que vuelvan a vivir el planeta analógico.

Es de vital importancia tener en cuenta el calidoscopio como un recurso valioso para aprender geometría. Los poliedros, la simetría, el plano y el espacio de las figuras están presentes en un calidoscopio. El uso de espejos puede servir de herramienta valiosa para la geometría además promueve la creatividad.

Se puede hacer dibujo técnico basado en los dibujos que nos muestra el caleidoscopio.

¿Por qué Comprar un Caleidoscopio?

En la actualidad, los niños y adolescentes están sobre estimulados, los incentivos creativos quedan relegados tras las imágenes poderosas de un teléfono móvil, de la consola de videojuegos o de las redes sociales.

Con el Caleidoscopio tienen una fuente de creatividad inagotable, un estímulo a la imaginación. Pueden plasmar en un papel la imagen que muestra el caleidoscopio o simplemente imaginar un universo imaginario. O iniciar una bonita colección.

VER MÁS CALEIDOSCOPIOS