La imagen del caleidoscopio

color caleidoscopio
Imagen de un Calidoscopio

La parte fundamental de un caleidoscopio es la imagen. Esta imagen está creada por objetos que se colocan al final de un tubo y se reflejan a través de espejos. Nuestro amigo David Brewster (el inventor) descubrió este efecto gracias a la experimentación.

Brewster con la ayuda de una vela y dos espejos en ángulo, se dio cuenta de que la imagen se multiplicaba. Al principio no le dio más importancia y pasarían varios años hasta inventar el caleidoscopio a partir de esa idea.

Gracias a la diferente posición de los espejos los artistas del caleidoscopio puede hacer variaciones y tener un controlo sobre el resultado final de la imagen. Los pioneros en este campo usaron la escultura y la pintura para generar imágenes estáticas. Los avances en caleidoscopio y el arte nos llevaron en el siglo 20 a que artistas como Alexander Calder utilizará partes móviles. 

El artista crea imágenes cinéticas que permiten al espectador poder modificarlas, a interactuar con ella. Además ofrece una visión privada de la misma.

Los calidoscopios pueden contener casi cualquier cosa y además hay infinidad de modelos para combinar, la imaginación no tiene límites.

Los caleidoscopios cerrados o sellados no permiten modificar los objetos de su interior, pero la imagen variará según el movimiento y quedará estática en el momento que deseemos. En cambio, en los sellados con líquido conseguiremos un efecto de ingravidez, el objeto flota y queda suspendido y se sigue modificando aunque hayamos parado de girar.

Si ponemos más espejos los efectos se multiplican creando imágenes de mandalas coloridas. Podemos modificar los ángulos de los espejos, sumando una variación más al resultado final y creando nuevos efectos.

VER MÁS CALEIDOSCOPIOS